La estadística oficial confirma que Canarias ha vuelto a convertirse en tierra de emigrantes. El saldo migratorio -la diferencia entre la cifra de personas que se instalan en el Archipiélago y las que lo abandonan- arrojó datos negativos en 2015, pese a la mejora de los indicadores económicos y de empleo en ese año y con el impulso del regreso a sus países de un voluminoso contingente de población de origen inmigrante. Es la primera vez que esto ocurre desde que, en 2002, se inició la serie histórica.

Noticia El Día

Seguir Leyendo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies